Pisos de bancos

Pisos de bancos

30.708 inmuebles de producto bancario publicados en Inmobanco

Campañas destacadas de pisos de bancos

Oportunidades de pisos de bancos en venta o alquiler

Provincia

Cualquiera

Gestión

Cualquiera

Tipo

Cualquiera

Recargando

Inmuebles destacados

Apartamento en Manga Del Mar Menor, La

Murcia

Manga Del Mar Menor, La

Manga Del Mar Menor, La

Foto de Apartamento en Manga Del Mar Menor, La

desde 63 m² construidos desde 1 habitación(es) desde 1 baño(s) Estupendos apartamentos en la manga del mar menor, en la gran via, disponobles en varias tipologias, el precio de referencia es el que corresponde al apartamento mas economico de un dormitorio y un baño, la urbanizacion dispone de todo tipo de servicios.

Ref. 260

Apartamento

1 hab(s).

1 baño(s).

63 m2

77.496 €

Chalet Individual en San Pedro Del Pinatar

Murcia

San Pedro Del Pinatar

San Pedro Del Pinatar

Foto de Chalet Individual en San Pedro Del Pinatar

oportunidad unica de comprar un chalet independiente de reciente construccion en san pedro del pinatar, con cuatro dormitorios amplios, salon comedor grande, dos cuartos de baño grandes,cocina con isla central,piscina esquina terrazas, una oportunidad unica en san pedro del pinatar.

Ref. 415

Chalet Individual

4 hab(s).

2 baño(s).

146 m2

197.195 €

Últimas noticias

Préstamos hipotecarios: Disposición, Indice de referencia, T.A.E.,...
Todos los contratos deben establecer el importe máximo del crédito en relacióncon el valor de la tasación del inmueble

Los préstamos hipotecarios están siempre destinados a la adquisición de un inmueble, resultando ser éste la garantía del pago de la cuantía solicitada al banco en caso de morosidad. Al solicitar un crédito de estas características, la entidad bancaria a la que acudamos debe entregarnos, en primer lugar, un folleto informativo que recoja los datos y características principales de la operación. De esta forma, podremos sopesar los pros y los contras de su conveniencia y utilidad.


El contrato del préstamo hipotecario ha de contener los siguientes siete aspectos:

-La cuantía máxima del préstamo en proporción al valor de la tasación de la vivienda.
- El plazo total y el de carencia. Es decir, el tiempo en el cual el contrato aún no tiene efecto.
- La periodicidad de los pagos y el sistema de amortización.
- El tipo de interés fijo o variable. En este último caso, el contrato debe indicar el tipo de interés que se utilice como índice o tipo de referencia y el plazo de revisión del tipo de interés.
- Las comisiones aplicables, en especial, las de apertura y amortización anticipada, teniendo en cuenta que ésta puede ser total o parcial.
- Los gastos a cargo del prestatario (tasación, impuestos y aranceles) con indicación de su cuantía, al menos con carácter orientativo.
- Número e importe de las cuotas periódicas.

El segundo paso que procede en la solicitud de este tipo de préstamos es la tasación del inmueble. Por lo general, esta operación se realiza por la entidad o por profesionales concertados con la misma. Los gastos originados corren de nuestra cuenta. Una vez comprobado en el Registro de la Propiedad que el inmueble está a nombre del propietario y las posibles cargas que existan sobre el mismo, y la capacidad financiera del prestatario, la entidad de crédito deberá entregarnos una oferta vinculante que habrá de constar por escrito, con la firma del representante de la entidad y con una vigencia no inferior a diez días hábiles.


Antes de la firma, disponemos de tres días hábiles para examinar en la Notaría que elijamos libremente el proyecto de escritura pública, en la que deberán figurar las condiciones financieras del préstamo, perfectamente diferenciadas de las demás, para evitar que queden imprecisas y confusas.

El Notario nos informará sobre las condiciones del préstamo para tener derecho, por ejemplo, al reembolso del mismo en caso de amortización anticipada. Por último, se establecerá el interés de demora y la forma de su fijación.

+ INFORMACIÓN


Disposición del préstamo

Los bancos entregan el importe del préstamo de manera simultánea a la firma de las escrituras para que puedas pagar en el mismo acto al vendedor.

Según establece la legislación española, la garantía hipotecaria sólo que constituida cuando la escritura notarial se inscribe en el Registro de la Propiedad. Por esta razón, y como el importe de los préstamos hipotecarios suele ser elevado, resultaría lógico que la entidad de crédito sólo permitiera su disposición una vez que se haya inscrito la hipoteca, lo que puede requerir un plazo de tiempo relativamente largo.

Sin embargo, los bancos entregan el importe del préstamo de manera simultánea a la firma de las escrituras con el fin de que podamos pagar en el mismo acto al vendedor y evitarle las dificultades y costes que le acarrearía la necesidad de aplazar el pago.

Por ello, con el fin de poder entregarle inmediatamente el importe del crédito y asegurarse a la vez que la escritura -el título original en el que se documenta el derecho de la entidad de crédito- se presentará inmediatamente en el Registro, la entidad efectúa una selección muy rigurosa de los intervinientes externos en orden a lograr la mayor eficiencia. Oferta vinculante en los préstamos hipotecarios


La vigencia de la propuesta de la entidad tiene una duración mínima de diez días.

Al interesarnos por un préstamo hipotecario, las entidades financieras siempre nos ofrecen un folleto informativo que recoge los aspectos básicos del crédito como es el caso del plazo, tipo de interés, comisiones, cuota y aquellos gastos que corren a nuestro cargo. Este folleto, regulado por la Orden sobre transparencia de las condiciones financieras de los préstamos hipotecarios de 1994, es el que nos permite contrastar las diferentes ofertas.

Tras decantarnos por una de ellas lo que procede es que solicitemos la formalización de una oferta vinculante. El banco analizará nuestra solicitud respondiéndonos una vez que haya comprobado la situación del inmueble en el Registro de la Propiedad y efectuada la tasación del mismo. La vigencia de la oferta vinculante tiene una duración mínima de diez días a la espera de que la aceptemos o no. Una vez que la tengamos en nuestro poder, el banco está obligado a aclararnos todo aquello que no entendamos. Al fin y al cabo, su contenido es lo que luego se recogerá en la escritura del préstamo hipotecario.

Este documento debe concretar de la siguiente forma todos los elementos del préstamo

1-. Importe y forma de entrega del préstamo.
2-. Amortización: Número de cuotas, periodicidad de pago, importe y fecha de pago de la primera y última cuota, así como las condiciones en caso de amortizar parcialmente el crédito.
3-. Interés: Si es fijo o variable. En este último caso ha de constar cómo, cuándo y en función de qué índice de referencia varía. También ha de reflejarse el diferencial que se aplicará.
4-. Comisiones: La oferta debe precisar el coste de la comisión de apertura, de amortización anticipada, total o parcial.
5-. Gastos a cuenta del prestatario como la tasación y aranceles notariales o registrales.
6-. Tasa Anual Equivalente (TAE).


La Tasa Anual Equivalente

Esta fórmula matemática permite saber cuál es el coste real del crédito.

Cuando contratemos un crédito con una entidad financiera conviene que sepamos cual es la Tasa Anual Equivalente, ya que mediante esta fórmula podemos saber el coste real que el crédito supone para nosotros.

La TAE se corresponde con una fórmula matemática que incorpora el tipo de interés nominal, las comisiones y el plazo de la operación.

La TAE permite conocer el coste efectivo o real de la operación si los tipos de interés existentes en el momento de la formalización del crédito no experimentaran variación durante toda la vida del mismo algo que, como bien sabemos, no ocurre en los préstamos a interés variable. Por esta razón la Tasa Anual Equivalente es un elemento más útil en los créditos hipotecarios a interés fijo, es decir, cuando éste permanece constante todo el tiempo, que en los préstamos a interés variable. En este último tipo de créditos, la TAE no es más que una referencia -variará cada vez que se actualice el tipo de interés del préstamo- aunque, eso sí, sirve para tener una visión más allá de lo que es el interés proporcional del primer año. Indice de referencia


Se trata del indicador que se aplica a los créditos a tipo variable a la hora de actualizar su interés.

Cuando se firma un préstamo hipotecario hay un elemento muy importante al que debes prestar mucha atención para no cogerte los dedos. Se trata del índice de referencia. Este es un indicador que se aplica a los créditos hipotecarios concertados a tipo variable a la hora de revisar y actualizar su interés. O sea, de él dependerá el tipo de interés que pagarás durante toda la vida del préstamo.

Los índices de referencia son los que te garantizan que cuando se revise el interés de tu préstamo éste quedará ajustado a los precios del mercado ya que éstos no son más que la media de los préstamos formalizados en determinado periodo. Generalmente, la publicación de los índices suele tener un cierto retraso y, por lo tanto, el índice que a ti se te aplicará será el último disponible o publicado en la fecha en que procede a la revisión.

A la hora de aplicar los índices de referencia has de tener en cuenta dos factores. Uno es el que se conoce como el redondeo. Sobre este aspecto conviene que sepas que las entidades suelen redondear los decimales de los índices de referencia para facilitar los cálculos ya informatizados. Así, por ejemplo, si el Mibor está en el 5,91%, éste se redondea al 6%.

Pero más importante todavía es la aplicación al índice del llamado margen o diferencial, que no es más que la cantidad que las entidades suman al índice de referencia que se ha tomado como base. Por ejemplo, si un cliente tiene contratado un préstamo al Mibor más un punto y el Mibor está en el 6%, el nuevo tipo de interés del crédito será ese 6% más el punto establecido en el diferencial, es decir, un 7%.

El diferencial que se aplica no es igual para todos los índices. En el caso del índice de bancos y cajas, dicho diferencial suele ser menor que el que se aplica al Mibor. Y es que el Mibor suele partir de un valor más bajo y para igualarlo al mercado se añade un diferencial mayor.


El pago de los trámites en la financiación hipotecaria

Podemos evitarnos el engorro de realizar nosotros mismos los trámites requeridos.

Más de uno sabrá por experiencia propia que la compra-venta de un inmueble y su financiación con un préstamo hipotecario conllevan una serie de gastos necesarios para realizar la operación y que son ajenos a la entidad prestadora, como es el caso del notario, gestoría, impuestos, etc...

Esos trámites pueden resultarnos engorrosos y en la mayoría de las ocasiones se opta por realizar una provisión de fondos a la gestoría que se encargará de los trámites administrativos para hacer frente precisamente a estos gastos.

De esta manera nos evitamos lidiar con los laberintos económicos que cualquier operación financiera provoca. Eso sí, en el caso de elegir esta opción debemos vigilar que si la provisión de fondos otorgada a la gestoría es suficiente para el pago de la tramitación burocrática y queda algún remanente, este dinero se nos reintegre en nuestra cuenta. Financiación de un préstamo hipotecario


Podemos disponer del efectivo casi inmediatamente a la confirmación de la hipoteca.

Cuando efectuamos una hipoteca normalmente las entidades bancarias nos facilitan la cantidad estipulada en concepto de préstamo de una manera casi inmediata. Eso quiere decir que podemos disponer del dinero que hemos pedido tras hipotecar un bien de una forma rápida.

Si lo pensamos bien esto no tendría necesariamente que ser así, ya que legalmente la garantía hipotecaria sólo queda constituida cuando la escritura notarial se inscribe en el Registro de la Propiedad. Pero como el hecho mismo de inscribir la hipoteca puede dilatarse en el tiempo cumplir la ley estrictamente puede ser contraproducente para ambas partes, el banco podría perder clientes si no tramitase los préstamos hipotecarios con rapidez y a los clientes esperar para conseguir efectivo les resultaría incómodo.

Por ello la mayor parte de las entidades entregan el importe del préstamo de manera simultánea a la firma de las escrituras.


SI DESEA VER TODA LA INFORMACIÓN DEL MERCADO HIPOTECARIO, TIPOS,...PINCHE EN LOS LINKS DE ABAJO

Tipos de Interes Vigentes (mibor, euribor,...)

COMPARATIVA DE PRÉSTAMOS A INTERES FIJO

COMPARATIVA DE PRÉSTAMOS A INTERES VARIABLE
El número de hipotecas descendió un 32,7% en 2012, la cifra más baja de los últimos cinco años
La caída experimentada en 2012 en el número de viviendas hipotecadas, que se suma a los descensos registrados en los cinco años anteriores, es la segunda más pronunciada desde que estalló la crisis. En concreto, en 2011 la disminución fue del 32,8%, en 2010 la caída fue del 6,7%, en 2009 fue del 22,2%, en 2008 fue del 32% y en 2007, del 6,7%.

El importe medio de las hipotecas constituidas sobre viviendas bajó un 7,8% en 2012, hasta los 103.192 euros, mientras que el capital prestado se redujo un 38% en el conjunto del año, superando los 28.348 millones de euros, la menor cifra de los últimos cinco años.

De acuerdo con los datos del organismo estadístico, durante 2012 el número de hipotecas sobre fincas rústicas y urbanas (dentro de éstas últimas se incluyen las viviendas) descendió un 29,5% respecto a 2011, hasta totalizar 459.679 hipotecas.

El capital de los créditos hipotecarios concedidos bajó un 33,4%, hasta los 51.886 millones de euros, en tanto que el importe medio de las hipotecas constituidas sobre el total de fincas cayó un 5,6% y se situó en 112.875 euros.

En 2012, se efectuaron cambios registrales en 323.109 hipotecas, un 3,3% menos que en 2011. Atendiendo a la clase de cambio en las condiciones, el año pasado se produjeron 268.062 novaciones (o modificaciones producidas con la misma entidad financiera), con una disminución anual del 4,1%.

El número de operaciones que cambiaron de entidad (subrogaciones al acreedor) fue de 37.973, un 0,5% menos que en 2011. Por su parte, en 17.074 hipotecas cambió el titular del bien hipotecado (subrogaciones al deudor), un 5% más.

En 2012, el 95% de los cambios registrales correspondieron a fincas urbanas y sólo el 5% a fincas rústicas. El número de cambios registrales sobre viviendas se redujo un 1,9% respecto a 2011.

Por comunidades autónomas, las que registraron un mayor número de hipotecas constituidas sobre viviendas durante el año pasado fueron Andalucía (52.537), Cataluña (42.632) y Madrid (37.547). Todas las regiones presentaron tasas anuales negativas, siendo las caídas más acusadas fueron las de La Rioja (-46,4%) y Galicia (-41,7%).

Las comunidades en las que se prestó más capital en 2012 para la constitución de hipotecas sobre viviendas fueron Madrid (5.362,4 millones de euros), Andalucía (4.796 millones) y Cataluña (4.600,8 millones de euros).

Todas las comunidades presentaron tasas anuales negativas en el capital prestado, especialmente La Rioja (-51,2%), Galicia (-47%) y Murcia (-46%).